Historia (en español)

1566-551588Shao-lin Kung Fu tiene 1500 años de rica historia que empieza en el remoto monasterio budista de la provincia de Honan, cerca de la ciudad de Chengchou (China), también conocido como Shao-lin Ssu o Templo del Joven Bosque. En el siglo VI después de Cristo, un monje viajero llamado Ta Mo (Bodhidharma) trajo una forma de meditación llamada “Ch’an Buddhism (Zen) al Templo Shao-lin, pero encontró allí a los monjes demasiado débiles y con una salud frágil. Entonces él decidió enseñarles una serie de ejercicios rigurosos (las 49 posturas del “I Chi Ching”) que todavía enseñamos a nuestros estudiantes actualmente.

Desde su entrenamiento inicial y su nueva manera de mantenerse en forma, los monjes empezaron a desarrollar las artes marciales para defensa personal contra los bandidos que periódicamente asaltaban el templo. La forma original de lucha Shao-lin, Lohan Shou ( Mano del Lohan), que todavía se enseña a los estudiantes hoy en día, fue desarrollada posteriormente en diversos estilos. Los monjes vieron que estudiando la fuerza, la flexibilidad, la habilidad y otras misteriosas cualidades de animales, ellos eran capaces de desarrollar un arte de lucha único. Los 5 estilos de animales originales de la grulla, el tigre, el leopardo, el dragón, y la serpiente florecieron en una gran cantidad de estilos únicos de animales e, incluso, de insectos como la Mantis o la Cucaracha dorada, así como estilos avanzados como “los Borrachos Inmortales” y el arte martial más popular y más practicado en el mundo: el “Tai Chi Chuan”. El entrenamiento con armas fue también incorporado dentro del arte tradicional. Desde armas tradicionales como por ejemplo espadas o lanzas, hasta herramientas de granja tradicionales o incluso abanicos.

En el siglo VII los monjes Shao-lin ganaron notoriedad cuando fueron llamados para ayudar en el rescate de un príncipe de la dinastía “ T’ang”. Ellos tuvieron éxito donde el ejercito del emperador “T’ang” había fallado y fueron desde entonces considerados como héroes. Más tarde, fueron los encargados de entrenar un ejercito de monjes guerreros y, de este modo, el templo Shao-lin se convirtió en un gran centro de entrenamiento y lucha. Actualmente continúa su despliegue para expandir por todo el mundo ese “Arte” bajo la dirección del Gran Maestro Shao-lin Sin Kwang Thé. Ahora en Barcelona (España), los estudiantes desarrollan un sistema de entrenamiento tal y como se hacía durante siglos con un objetivo en mente: el Kung-fu es “maestría mediante tiempo y esfuerzo”.